De ruta por la Costa Blanca y sus playas con los nuevos Jeep 4XE

La gama 4xe de Jeep es una alternativa ideal para disfrutar en un perfecto equilibrio entre aventura y comodidad

Llegar a la Costa Blanca, ya sea por la autopista AP-7 o por la carretera nacional N-332, con la intención de relajarse y disfrutar de su tradicional oferta de sol y playa está al alcance casi de cualquier tipo de vehículo. Sin embargo, para sacar todo el sabor a sus 244 km de playas, calas, acantilados, sierras, lagunas y salinas no hay nada mejor que las prestaciones del modo 100% eléctrico de la gama 4xe de Jeep, que te permitirán contemplar y disfrutar de los paisajes únicos y encontrar nuevas sensaciones en la costa alicantina manteniendo un equilibrio perfecto entre aventura y confort.

Alicante, una de las provincias más montañosas de la península, ofrece multitud de planes a la medida tanto de los que prefieren disfrutar de la arena fina y las aguas cristalinas de sus playas como para los que eligen sus montañas para empaparse de sus ecosistemas de gran valor natural y paisajístico. Para ambos tipos de visitantes de la Costa Blanca, el confort y las prestaciones 4×4 de la gama 4xe de Jeep, son la alternativa ideal.

Ruta de montaña

Ni verano ni costa. Las cada vez más sofisticadas preferencias de los visitantes de la Costa Blanca han abierto la puerta a disfrutar de Alicante de norte a sur y de este a oeste durante todos los meses del año. Pueblos de interior, como El Castell de Guadalest, situado en lo alto de un peñasco y con sus pintorescas casas perfectamente encajadas en la roca, ofrecen un insuperable cóctel de belleza, historia y naturaleza con el que arrancar de la mejor manera un viaje inolvidable a bordo de tu Jeep 4xe.

Tras contemplar las magníficas vistas de las sierras de Xortà, Serrella y Aitana desde este precioso pueblo, la siguiente parada de esta ruta por el interior de alicante podría ser Polop, un coqueto pueblo de La Marina Baixa lleno de historia, patrimonio y paisajes y sendas de gran belleza, como el Monte Ponoig.

Una vez cumplida la visita a su castillo del siglo XII y a los refrescantes 221 caños de agua transparente de su imprescindible Plaza de los Chorros, nuestro siguiente destino sería Finestrat, que ofrece una combinación perfecta entre mar y montaña y entre tradiciones y modernidad. Con sus casas colgadas y sus estrechas y encantadoras calles, Finestrat se levanta sobre los cimientos de un antiguo castillo musulmán y cuenta, además, con el mítico Puig Campana como principal atractivo para los amantes de las excursiones y el senderismo.

Ruta de playa

Sin embargo, si eres de los que piensan que la playa es un plan veraniego irrenunciable, la Costa Blanca pone a tu disposición más de 200 kilómetros de arenales plagados de banderas azules, un total de 170 playas y calas que hacen de esta provincia un lugar único y la costa con más distinciones de calidad de España.

Comenzando nuestro recorrido por Xàbia/Jávea, bien protegida por el Montgó, podremos disfrutar de las excelencias de una playa urbana como la del Arenal y de innumerables y bellísimas calas, como la Sardinera, Tangó, la del Francés, la del Ministro y la de Ambolo, además de la famosa Cala del Portixol (o de la Barraca), con su islote y su puerta azul, escenario de cientos de fotografías.

A continuación, nos dirigiremos a Calp, que, bajo la mirada del grandioso Peñón de Ifach, invita a disfrutar de un recorrido por su historia, por su naturaleza, por sus playas y por sus sabores. El peñón, de 322 metros de altura y unido a la tierra por un pequeño istmo, hace de Calp uno de lugares más visitados del Mediterráneo, tanto para los amantes de la playa como para los seducidos por disciplinas como el buceo, la escalda o el senderismo.

Además de Ifach, otra de las visitas obligadas en Calp son sus salinas, una laguna habitada por diferentes aves, con los pintorescos flamencos como protagonistas. Sin embargo, es su variada oferta de arenales lo que convierte a este destino en ideal para los que buscan relajo en la playa, con localizaciones populares como Levante – La Fossa o l’Arenal-Bol y con espacios recónditos, cantos rodados y toda la tranquilidad del Mediterráneo, como las calas de El Racó, Calalga, Racó del Corb, del Mallorquí, Cantal Roig o Gasparet, entre otras.

El siguiente destino de esta excursión a bordo de nuestro Jeep 4xe bien podría ser Altea, un pequeño paraíso de la Costa Blanca situado entre el mar y la montaña, que cuenta con más de seis kilómetros de costa en los que se pueden encontrar gran variedad de playas, como L’Olla, Solsida, Cap Negret, Albir, Cala del Mascarat y La Roda, todas ellas de cantos rodados y sin arena.

Tras disfrutar de su precioso casco antiguo y su espectacular paseo marítimo, el destino final de esta ruta playera bien podría ser Alfaz del Pi, conectado con Altea a través del Parque Natural de la Serra Gelada, y con la playa del Albir y su característico faro como principales ganchos para los que quieren disfrutar de la playa con tranquilidad y sin la masificación de la vecina Benidorm.

Please follow and like us:
close
Suscríbete a nuestro boletín de noticias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre protección de datos
Responsable Guadalajara Motor +info...
Finalidad Gestionar y moderar tus comentarios. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.